lunes, 28 de octubre de 2013

Reflexiones para el Alma (I)

En medio de divagar entre preguntas, dudas y autoanálisis a veces uno se topa con las palabras más necesarias en el lugar menos esperados, tal es el caso de aquel poema que pude encontrar aquella vez en el periódico mural de la escuela; un poema que deja a uno pensando en lo que es y lo que aprendió de su vida y cuyo mensaje era mejor compartirlo. Versos de una persona de grandes pensamientos y pocas palabras: Charles Chaplin.







Vida

Ya perdoné errores casi imperdonables.
Trate de sustituir personas insustituibles,
de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas ,
mas también yo decepcioné a alguien

Ya abracé para proteger.
Ya me reí cuando no podía.
Ya hice amigos eternos.
Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.
Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.
Ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.
Ya llamé sólo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y...

Tuve miedo de perder a alguien especial
(y termine perdiéndolo) ¡¡
pero sobreviví!
Y todavía vivo!
No paso por la vida.

Y tú tampoco deberías sólo pasar...
VIVE!

Bueno es ir a la lucha con determinación
abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,
por que el mundo pertenece a quien se atreve
y la vida es mucho más para ser insignificante.




Publicar un comentario