miércoles, 23 de octubre de 2013

Reflexiones para el alma de un soñador (I)

"Puede ser el amor la respuesta a tantas preguntas, mas es necesario sacrificar mucho para llegar a él. Quien del amor ha de beber, ha de saber que el alma y la vida ante la voluntad de Dios y el hombre ha de ofrendar..."

 NBS.

     Eternidad


"Y asi inicia aquella historia ante Dios como testigo, y ante el hombre como narrador"


Tosió. El pañuelo de seda sobre su fragil mano cubria sus labios y se teñia un poco de rojo. Era sangre, su sangre. Aquello no era buena señal y ella lo sabia bien, sin embargo aún lo seguía a él mientras era llevada de la mano con dirección desconocida. Una pequeña sonrisa aparecía en sus pequeños y palidos labios mientras una diminuta y cálida lagrima recorría su mejilla y era silenciada por una esquina de aquel pañuelo, todo ello solo representaba una parte de lo que él ocasionaba en su corazón y lo feliz que era de pasar aquellos últimos momentos a su lado.


Corría, sin acelerar mucho y con cuidado de poder llevarla a donde él queria. Él sabia muy bien lo que le pasaba a ella, su amiga, su compañera, la mujer con la que aprendio a conocer el verdadero amor pero, aun faltaba algo, algo importante para él y sobre todo algo que definitivamente tenia que hacer.

No habia pasado mucho desde que aquella noticia impacto en ellos cual fiero rayo, recorriendo con un escalofrío por sus cuerpos y apagando aquellos sueños que tenian enmarcados la palabra "nosotros". Ella, sintiendo sus sueños acabarse y su espiritu apagarse al saber que nunca podría cumplir lo que en algun momento prometio. Él, sintió su corazón romperse en mil pedazos al saber que aquel angel que marco su vida pronto ya no estarñia con él....pero a diferencia de ella, una pequeña llama ardia en su interior, no dejaria que ella se rindiese ni que abandone las ganas de vivir aquellos ultimos momentos con aquella sonrisa de la que se enamoró y que aprendio a amar. Le demostraría que estaría con ella para la eternidad.

Él, movió cielo y tierra por aquel amor y ella empezaba a notarlo, podia sentir en aquellos ultimos momentos la dicha de poder compartir su tiempo junto a aquel muchacho...su angel guardian. Para ambos aquel momento era importante...

Se detuvieron frente a la capilla del pueblo, frente a aquel pequeño parque en el que él le declaro su amor. Aquel lugar marcaba su historia y ambos lo sabian, sobre todo él que pensaba hacer algo que terminaria por eternizar su historia, la tomo de las manos y la miro con una sonrisa tierna y calida mientras la miraba con profundo amor.

-¿Sabes porque estamos aqui verdad?- le pregunto el sin dejar de mirarla por un segundo.

- Creo saberlo, pero siento miedo...- respondio ella, mirando a un costado y sintiendo como su corazon se oprimia en su pecho.

El lo nego con la cabeza y coloco las manos de ella sobre su pecho, tal vez el calor y la fuerza de sus latidos le harian entender que estaba seguro de lo que hacia...

- Hoy, deseo unir mi vida a la tuya, casarme contigo y ser tuyo y de nadie mas ante Dios y el hombre...- seguia mirandola mientras sentia como sus lagrimas brotaban.

-Pero, yo no quiero impedir tu felicidad, no quiero que des tu vida a alguien que solo podria brindarte los ultimos minutos de la suya a alguien que tal vez no pudo compartir muchas cosas que alguna vez te prometio...-ella tambien sentir quebrarse, le dolia tener que decir eso, mucho mas que la enfermedad que le aquejaba, pues ella habia deseado eso, pero no asi...

El solo se acerco y deposito un pequeño beso en sus labios, volvio a mirarla y nego con la cabeza sonriendole como siempre lo habia hecho. El dolor en su corazon y las lagrimas en su rostro no impedian que le brindara aquella sonrisa que aprendio a eternizar a su lado.

-Te amo, solo a ti pues fue contigo con quien aprendi a amar asi...mi vida solo te pertenece a ti y quiero que lo sepas, sere tuyo aunque la muerte hoy solo nos aleje, mas no nos separara...pues te seguire amando y por mas que mi vida continue, este pacto nos mantendra unidos en la eternidad...

Ella lo abrazo con la poca fuerza que le quedaba, llorando contra su pecho y mirandolo con el rostro totalmente queb rado en llanto. Seguidamente asisntio con la cabeza y sonrio feliz de unir su vida con el hombre que tanto amaba y amaria hasta el ultimo suspiro.

Volvieron a tomarse de la mano e ingresaron juntos a la pequeña capilla, aquel seria algo mas que una union ante Dios y el hombre...aquel seria un pacto de dos almas enamoradas, un pacto capaz de vencer a la misma muerte y marcar el significado de la palabra AMOR en la eternidad...
Publicar un comentario